La excelencia por encima de la perfección
3 October, 2019
Smart Factory: revolución 4.0 o morir
12 February, 2020

El viernes 24/01/2020 tuvimos la ocasión de asistir a la jornada sobre industria 4.0 organizada por la Fundació per la Indústria de Sabadell, para ayudar a la PYME industrial a dar el paso hacia las nuevas tecnologías.

Fue una actividad muy provechosa por el nivel de los ponentes y en la que se trataron temas muy interesantes.

Abrió la jornada el presidente de la Fundació per la Indústria, Josep Roca, asegurando que “queremos ayudar a que las PYMES industriales realicen el cambio cultural para incorporar la tecnología en su día a día”.

Seguidamente, la consellera de Empresa y Conocimiento, Àngels Chacón, expuso que únicamente el 40% de las empresas catalanas tienen integrada la tecnología 4.0, pero que disponemos de activos para conseguir mejorar esta cifra, afirmando que Cataluña es el 4.º hub en innovación del sur de Europa.

En palabras del profesor de ESADE Xavier Ferràs: “No sabemos exactamente qué es el 4.0, pero sabemos que la industria es muy volátil, poco estática y muy dinámica”.
También explicó que existe una acumulación de conocimiento que hace posible lo imposible hasta hace poco en todos los ámbitos. Y que Europa tiene un modelo muy sólido y sigue siendo innovadora, ganando ya a Estados Unidos. Su recomendación es que, para formarse en innovación, no hay que ir a Silicon Valley sino a Stuttgart o Múnich.

Para Núria Salán, presidenta de la Sociedad Catalana de Tecnología del Institut d’Estudis Catalans, “la industria 4.0 es conocimiento, ingenio, valentía, adaptación y valores”, declarando que debe ser “un cambio de chip” en el que es necesario trabajar por proyectos, introducir nuevos perfiles en la empresa y darles un voto de confianza.

Según el profesor de Creatividad del ESDi Llorenç Guilera: “No podemos formar a la gente como la estamos formando, es necesario cambiar los planes de estudios de verdad y ocuparse del cambio que hace falta”; “la globalización, la productividad y la innovación ya no tienen marcha atrás; cuando no podemos competir por precio, tenemos que competir por valor, diseñando productos adaptados”.

Josep Albet, consultor experto en cambio cultural, manifestó que “la industria 4.0 es cambio constante y conocimiento”; que “motivar a la gente es el elemento fundamental para tener éxito en un proceso de implementación”; “la gente no se resiste al cambio, sino a ser cambiada”; “el sueldo no es el tema principal con la gente con conocimiento, sino ofrecerles un proyecto interesante porque, al final, la gente con conocimiento elegirá dónde quiere trabajar”.

Núria Aymerich, secretaria general del Gremi de Fabricants de Sabadell y experta en liderazgo transformacional, nos habló del factor humano, pidiendo que debemos replantearnos las creencias que, en la mayor parte de casos, nos limitan y tener conciencia personal de las fortalezas, aplicando valores individuales de equipo y de empresa.
Añadió que “las empresas formadas por personas que comparten valores superan todas las crisis y todos los obstáculos; por tanto, seleccionamos a la gente de nuestro equipo en función de sus valores”.
“El problema de las pymes industriales, a menudo, es de actitud, creencias, limitaciones y seguridad en sí mismas, pero hay que superar el miedo para poder ser innovadores.”
A su vez, se organizó una mesa redonda con dos casos prácticos de empresas industriales que ya han dado el paso, moderada por César Sánchez, secretario general de Fepime:

Xavier Conesa, director general de Tecnomatrix, expuso que “incorporar tecnología ha servido para animar al equipo, pero también para ayudar a retener a nuestro talento”.
Recomendó empezar por pequeños objetivos fáciles de conseguir a corto plazo para alentarte a seguir, solicitando a la Administración más apoyo para el I+D, menos papeleo y más facilidades.

Xavier Riba, vicepresidente ejecutivo de Casals Ventilació Industrial, nos explicó que tienen una plantilla joven y digitalizada, al igual que sus proveedores, porque conciben la digitalización como una ayuda para el día a día. Y, a su parecer, o eres digital o no existes.
También solicitó más recursos económicos a la Administración para dar el paso hacia la industria 4.0 más rápidamente.

Josep Canós, decano del Col·legi Oficial d’Enginyers Industrials de Catalunya, moderó la siguiente mesa redonda titulada “No estás solo”, con representantes de Eurecat y ACCIÓ.

Citando a la directora de la Unitat de Innovació Empresarial de ACCIÓ Àurea Rodríguez: “Esto va de si seremos un país dependiente o autónomo, de futuro de país”. Nos presentó el programa ProACCIÓ 4.0 para facilitar el paso de las empresas a la industria 4.0, insistiendo que “esto no va de tecnología sino de cambio cultural”.
A su vez, detalló que en 2019 el presupuesto para innovación fue de 36,9 millones; es decir, el 0,08% del presupuesto de la Generalitat y el 0,01% del PIB, y que la mayor parte de países de nuestro entorno invierten en innovación entre el 0,1% y el 0,3% del PIB.

Xavier López, director general de Eurecat, expuso que ya ofrecen servicios a 1.500 empresas.
“Primero hay que definir la estrategia, desarrollar las competencias digitales y de liderazgo y, después, ir a proyectos más complejos”.

La clausura de la jornada comenzó con la intervención de Maria Helena de Felipe, presidenta de Fepime Catalunya, afirmando que “en 2015 la preocupación de las pymes era la falta de fibra óptica y de buenas conexiones, y que en 2019 la preocupación era la falta de personal cualificado en temas de digitalización”.
También solicitó más inversión en innovación, apostando por la desgravación en estos conceptos para las empresas.

Cerró el acto la alcaldesa de Sabadell, Marta Farrés: “Necesitamos más empresas e industrias, pero protegiendo a las que hace años que existen porque no queremos ciudades dormitorio”.
“Hay que explicar bien que la industria 4.0 creará puestos de trabajo, aunque serán diferentes porque la idea de las fábricas robot todavía asusta.”

En definitiva, resultó una jornada muy enriquecedora y con los ponentes compartiendo conocimiento. Queremos agradecer esta magnífica iniciativa a sus organizadores.